Mi Amor está crucificado




Él ha venido a la orilla, no ha buscado ni a sabios ni a ricos; tan solo quiere que tú le sigas. El Señor te ha mirado a los ojos, sonriendo,  ha dicho tu nombre. En la arena deja tu barca, y junto a Él, busca otro mar.

Él sabe bien lo que tienes, en tu barca no hay oro ni espadas, tan solo redes y tu trabajo, y el Señor te ha mirado a los ojos, sonriendo, ha dicho tu nombre. En la arena deja tu barca, y junto a Él, busca otro mar.

Él necesita tus manos, tu cansancio que a otros descanse, amor que quiera seguir amando… 

Él, pescador de otros mares, ansia eterna de almas que esperan, amiga buena, que así te llama. El Señor te ha mirado a los ojos, sonriendo, ha dicho tu nombre. En la arena deja tu barca, y junto a Él, busca otro mar.




******************************



Y tú ¿quién dices que es Jesús de Nazaret? … ¿quién es para ti Jesús de Nazaret? 

Para mí Jesús es Camino, Verdad y Vida. Es el Pan y el Agua vivos, alimento para el camino. Es el Buen Pastor:
**********************************


“El Señor, tu Dios, te eligió, para que fueras, entre todos los pueblos de la tierra, el pueblo de su propiedad. Por puro amor vuestro, … os sacó de Egipto con mano fuerte y os rescató de la esclavitud, del dominio del Faraón, rey de Egipto. Así sabrás que el Señor, tu Dios, es Dios: el Dios fiel que mantiene su alianza y su favor con los que lo aman y guardan sus preceptos, por mil generaciones” (Dt 7, 6- 8-9)

            Tú eres ese pueblo que el Señor elige para ser el pueblo de su propiedad. Porque te ama, por puro amor quiere sacarte de Egipto y rescatarte de la esclavitud, rescatarte del dominio de ese faraón que te tiene dominada. Así sabrás que  Dios es el Dios fiel que mantiene su alianza contigo.




********************************



“Como bajan la lluvia y la nieve desde el cielo, y no vuelven allá, sino después de empapar la tierra, de fecundarla y de hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será la palabra que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que cumplirá mi deseo y llevará a cabo mi encargo” (Isaías 55, 10-11)

Tú eres esa tierra que debe acoger la Palabra de Dios cual lluvia y nieve que caen del cielo, y dejar que te empape, te fecunde y que germine, dejando que el sueño que Dios sueña para ti se pueda cumplir.
 
******************************


“Tus palabras, Señor son espíritu y vida” (Salmo 18)


Y el Señor nos dice hoy: “Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo”. Y en el Evangelio nos indica el camino para ello: las obras de misericordia , “…cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis”
  
********************************
 

“Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad para los que guardan tu alianza” (Salmo 24)



Hoy el Espíritu empuja a Jesús al desierto. Tú también debes dejarte empujar por el Espíritu e ir al desierto. Desierto que es el lugar de encuentro con Dios, lugar del encuentro con las raíces del pueblo de Israel, que se constituye como tal en el desierto, y lugar de encuentro contigo misma, lejos de tantos ruidos ambientales.

La Iglesia, madre como es, nos regala el desierto de la Cuaresma.

En el desierto Jesús va a discernir, si se puede expresar así, su identidad como Mesías, y su estilo de serlo. En el desierto es donde tú también puedes discernir que es lo que debes ser, según el proyecto de Dios.

Yo también quise ir al desierto, en mi tiempo de discernimiento, pero las puertas a las que llamaba me decían que estaba cerrado, así que tuve que ir al desierto sin salir de mi entorno.
¡No tengas miedo! El Señor ha dado órdenes a sus ángeles para que te guarden en tus caminos.
                                         *******************************
    

¡Es impresionante! Con Jesús de Nazaret no puedes perder la capacidad de asombro. 

No sé si le has preguntado por sus planes para ti, pero Él te ha respondido, y lo ha hecho con la Palabra de este día: 

A través del Evangelio te dice: “Sígueme”. Y por si acaso tu excusa es que no eres lo suficientemente buena, añade: “No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a que se conviertan”. 

Y en la lectura breve de la hora de Tercia: “A los que yo amo los reprendo y los corrijo. Sé ferviente y arrepiéntete. Estoy a la puerta llamando: si alguno oye y me abre, entraré y comeremos juntos”.



Hoy estoy de aniversario: hace 19 años vine por primera vez a visitar a estas Hermanas pobres de Santa Clara. Por supuesto que no tenía nada claro todavía, y aparentemente solo venía a acompañar a un misionero. La madre me indicó que como era tiempo de Cuaresma no podría volver por aquí hasta Pascua, y yo me alegré mucho interiormente. Pero tengo que reconocer que fue la Cuaresma más corta de mi vida. Y todos los años recuerdo dicha visita con mucho cariño.

Te dejo una dirección de correo y un teléfono por si te surge alguna pregunta, y no quieres publicar un comentario:

crecerenvocacion gmail.com
618 25 67 82

Y como despedida para hoy un himno de la Liturgia:

 
Pastor, que con tus silbos amorosos
me despertaste del profundo sueño,
tú me hiciste cayado de este leño
en que tiendes los brazos poderosos.

Vuelve los ojos a mi fe piadosos,
pues te confieso por mi amor y dueño,
y la palabra de seguir empeño
tus dulces silbos y tus pies hermosos.

Oye, Pastor, que por amores mueres,
no te espante el rigor de mis pecados,
pues tan amigo de rendidos eres,
espera, pues, y escucha mis cuidados.
Pero ¿Cómo te digo que me esperes,
si estás, para esperar, los pies clavados? Amén.


*************************

        Por supuesto que todos los días son santos y buenos, y ya que  “hoy puede ser un gran día, plantéatelo así” (como dice la canción),  aquí estoy para charlar un ratito contigo…  sí, sí, contigo…. No mires para atrás, eres tú a quien me dirijo… no te vayas, continúa leyendo…  si al final tú no te sientes aludida, igual puedes tener una amiga o una compañera de trabajo, a quien le puede sentar bien esta “conversación”.


   ¿Tienes quizás ya los 30 años y no sabes cómo encauzar tu vida?

   ¿Tenías la ilusión de casarte, pero no apareció el hombre de tu vida?

   ¿Tienes planes que estás esperando todavía a que se cumplan?

  ¿Has pensado alguna vez que eres un “bicho raro”?



        No pienses que soy una curiosa, o una descarada que sin conocernos me atreva a preguntarte de esta manera.  Es que eso mismo me pasó a mí,  y me gustaría darte alguna pista,  por lo menos las que a mí me ayudaron a encontrar la FELICIDAD.



       Busca un lugar tranquilo, donde puedas estar contigo misma para pensar y reflexionar de manera relajada, apaga el móvil… sobrevivirás, te lo aseguro. 

       ¿Te has parado a pensar que quizás Dios, que es AMOR, MISERICORDIA, TERNURA, BONDAD, BELLEZA, PACIENCIA, HUMILDAD, SEGURIDAD, MANSEDUMBRE...  tiene para ti otros planes que no coinciden con los tuyos? Dios ha pensado en ti antes de la creación del mundo, y desde entonces, que ya pasó un montón de tiempo, te ama. 

 Haz una relectura de tu vida, desde esta perspectiva; echa una mirada hacia atrás y vete pasando por el corazón los acontecimientos  de tus años anteriores…
Pregúntaselo a Él mismo: “Señor, ¿qué tienes pensado para mí?

         Yo solo tenía clara una cosa, si encontraba el lugar que Dios tenía pensado para mí, ya que Él me había creado, encontraría la Felicidad. Y te puedo asegurar, que a Dios nadie le gana en generosidad, y en dar sorpresas muy gratas.

         Lo negativo de estos medios virtuales, es que son un poco fríos, no sabes si alguien ha llegado hasta aquí leyendo, o se ha ido a la primera pregunta.

Aún así, mañana volveré. 

Que el Señor te bendiga y te guarde, te muestre su Rostro y te conceda su Paz.

 


¡OH  CRUZ  DICHOSA!


¡Oh Cruz dichosa, admirable!
árbol de Vida florido,
de cuyo amor han surgido
ríos de Sangre adorable.

¡Oh Cruz!, ¡no signo de muerte!,
sino, signo de victoria;
signo de vida y de gloria:
¡Esta será nuestra suerte!

Pues del Dios en ti Clavado
manaron las ricas fuentes
de pies y manos ardientes
y del Corazón llagado.

En ellas beben la Vida
los que tienen sed de Ti.
¡Dame tu amor, dame a mí
de ese licor sin medida!

¡Que esa divina bebida
me embriague, mi Redentor!
Y ofreciéndote, Señor
mi vida a Ti ya entregada,
¡haz que a tu Cruz abrazada
pueda yo morir de Amor!

                                                          (Sor Mª Teresa de la Inmaculada, +)


CONOZCO A CRISTO, POBRE Y CRUCIFICADO


    No quiero ya otra ciencia
ni otro bien, ni otra gloria
que conocer a Cristo,
y saber de memoria
que fue crucificado
y pobre por mi amor.
   Por eso contemplándolo
largamente de un modo
que penetre en mi alma
he de aprender que ¡sólo
crucificada y pobre!
responderé a su amor.
                   (Sor Mª Teresa de la Inmaculada, +)

clara escribiendo.JPG

La gracia de la vocación y la elección

        
"Entre las innumerables gracias que hemos recibido y diariamente recibimos, del  que nos da con esplendidez, el Padre de las Misericordias, y por los que mayormente debemos dar gracias al mismo Padre glorioso, está el de nuestra vocación, pues cuanto más perfecta y mayor es, tanto más es lo que le debemos a Él. Por eso dice el apóstol:


 ¡ conoce tu vocación !


El Hijo de Dios se ha hecho para nosotras Camino, que nos mostró y enseñó, de palabra y con el ejemplo, nuestro beatísimo padre Francisco, verdadero amante e imitador suyo."

(Testamento de Santa Clara)



No hay comentarios:

Publicar un comentario